Una breve historia de la banca digital


La banca digital, también conocida como banca en línea o banca electrónica, se refiere a la prestación de servicios financieros a través de canales digitales como Internet, dispositivos móviles y cajeros automáticos (cajeros automáticos). La banca digital ha ganado popularidad en los últimos años, pero sus orígenes se remontan a varias décadas.

Aquí hay una breve historia de la banca digital.

Automatización temprana (décadas de 1960 a 1980)

Las primeras formas de banca digital se remontan a la década de 1960, cuando los bancos comenzaron a utilizar computadoras centrales para automatizar diversas funciones bancarias, como el procesamiento de cheques y la gestión de cuentas de clientes. En la década de 1980, los bancos comenzaron a ofrecer servicios de acceso telefónico, lo que permitía a los clientes acceder a sus cuentas desde las computadoras de sus hogares.

En la década de 1960, Bank of America presentó el primer cajero automático, que permitía a los clientes retirar efectivo de sus cuentas sin necesidad de un cajero bancario. Además, en la década de 1980, Citibank introdujo el primer sistema bancario en línea, que permitía a los clientes acceder a la información de la cuenta y realizar transacciones básicas a través de una conexión telefónica.

Ver también: La historia y el desarrollo de la industria fintech

Introducción de la banca en línea (décadas de 1990 a 2000)

Los portales de banca en línea se desarrollaron debido al aumento en el uso de Internet en las décadas de 1990 y 2000. Los bancos comenzaron a establecer portales en línea para permitir a los consumidores ver los saldos de sus cuentas, transferir dinero y pagar facturas desde la computadora de su hogar. La banca en línea se ha convertido rápidamente en una opción preferida para muchas personas debido a su conveniencia.

Por ejemplo, Stanford Federal Credit Union fue la primera institución financiera en ofrecer banca en línea a sus miembros en 1994, y Wells Fargo fue el primer banco en ofrecer banca en línea a sus clientes en 1996.

Banca móvil (años 2000 al presente)

La proliferación de teléfonos inteligentes a fines de la década de 2000 y principios de la de 2010 condujo al surgimiento de la banca móvil. Los bancos comenzaron a ofrecer aplicaciones móviles que permitían a los clientes acceder a sus cuentas desde sus teléfonos inteligentes, lo que les permitía consultar saldos, transferir dinero y pagar facturas sobre la marcha. Hoy en día, la banca móvil se ha convertido en una parte integral del panorama de la banca digital.

En 2007, USAA Federal Savings Bank fue el primer banco en ofrecer banca móvil a través de su aplicación móvil. Hoy en día, prácticamente todos los bancos importantes ofrecen una aplicación de banca móvil que permite a los clientes realizar una variedad de transacciones, desde consultar saldos de cuentas hasta cobrar cheques.

Integración de nuevas tecnologías (presente a futuro)

Los avances tecnológicos como blockchain y la inteligencia artificial (IA) tendrán un gran impacto en el futuro de la banca digital. La tecnología Blockchain se está utilizando para aumentar la seguridad y la eficacia de los pagos transfronterizos, con empresas como Ripple que trabajan con bancos de todo el mundo.

Además, los bancos ya están investigando el uso de chatbots y asistentes virtuales impulsados ​​por IA para mejorar el servicio al cliente. Se espera que el sector bancario se transforme en el futuro con la integración de estas y otras tecnologías, haciéndolo más efectivo y fácil para los clientes.

Relacionado: El papel de la biometría en el metaverso

Además, es probable que tecnologías como la biométrica y el Internet de las cosas (IoT) desempeñen un papel cada vez más importante en la banca digital en el futuro, lo que permitirá a los clientes autenticar transacciones con huellas dactilares o reconocimiento facial y obtener información en tiempo real sobre su salud financiera a través de servicios conectados. dispositivos.

DeFi vs banca digital

Para comprender mejor las principales diferencias entre las finanzas descentralizadas (DeFi) y la banca digital, examinemos y comparemos sus características de cerca.

DeFi ha ganado popularidad recientemente como una alternativa a los sistemas bancarios tradicionales. DeFi es un sistema financiero basado en blockchain que permite a cualquier persona participar y acceder a servicios financieros sin intermediarios ni autoridades centralizadas. Por otro lado, la banca digital es una versión de la banca tradicional que utiliza la tecnología para ofrecer servicios como banca en línea, banca móvil y billeteras digitales.

A medida que la tecnología avance e interrumpa las industrias tradicionales, el futuro de las finanzas será cada vez más descentralizado y democratizado. Si bien DeFi tiene un gran potencial, aún enfrenta desafíos en términos de escalabilidad, seguridad y adopción generalizada.

Por otro lado, la banca digital ya se ha establecido como una industria principal y está siendo adoptada por millones de usuarios en todo el mundo. Sin embargo, la banca digital todavía está en gran medida centralizada y controlada por instituciones financieras tradicionales, lo que limita su potencial de democratización e innovación.